sábado, 24 de octubre de 2009

ELEGIA A LA RAZA AMERICANA

Erase una vez un paraíso
habitado por nómadas y orfebres
que adoraban el sol y con hechizo
cultivaban maíz eran alegres.
unos indescifrables eran Incas
otros imaginativos eran mayas
constructores y astrónomos aztecas
comerciantes y orfebres eran chibchas.

Conocían el comercio, el desarrollo
Tenochtitlán es muestra de urbanismo
un reloj para el sol astronomía
y un ayllu organización para el civismo.
crecían libres como el viento
cazaban, e ignoraban los linderos
pescaban en los ríos cristalinos
y desnudos andaban los senderos.
Guaraní se llamaba esa reserva
y se hablaban 10.000 lenguas y dialectos
lo habitaban 100 millones de inmigrantes
que del Asia habían llegado en los inviernos

Pero un doce de octubre tocó tierra
un Colón soñador en la grandeza
y con él desembarcó la fuente blanca
y de nuestra raza el final empieza.
nos cambiaron el nombre por América
y al amparo de una corona y una cruz
se inició la destrucción de una cultura
y el indio se sumió a la esclavitud.
el invasor se disfrazo en mil formas
conquistador, evangelizador, pirata
tratante, comerciante,
intimidando al indio como un paria.

El oro despertó carnicería
se arrebató a la fuerza con las armas
se saquearon los templos y las tumbas
se cambiaron tesoros por cizaña.
El indio se agotó.
la minería abrió un nuevo comercio a traficantes
y cuarenta millones de africanos
fueron desarraigados por tratantes
tirados a las playas del Caribe
llenaron las minas cual diamantes
hoy es la tercera vertiente en nuestra raza
para formar el mestizo universal
que imprimió fortaleza y alegría
y ese sabor a raza tropical.

Mientras pasa el desfile en las ciudades
y se llenan las plazas de eruditos
para escuchar los discursos de los doctos
sobre la grandeza de la raza india.
Pero allá en los territorios nacionales
o en el costado de la helada sierra
hay un indio que se muere en la ignorancia
sin amparo, sin Dios, amor ni tierra
porque la otra cultura le ha quitado
sus tradiciones, su valor, su lengua.

Miremos al Guajiro el más altivo
preservador de una cultura milenaria
hoy se muere de sed sobre la playa
con sal y Cerrejón, y sin esperanza.
Dejaremos borrar de nuestras venas
este flujo de sangre Guaraní
dejando al indio que se muera solo?
o seremos capaces como hermanos
de rescatar la cultura universal
redimiendo al indio por el indio
sin menguar su sed, SU LIBERTAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada